fbpx

logo-dark

Welcome to our blog.


En ocasiones podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿Es mejor entrenar en casa o en el gimnasio? No existe una respuesta fácil y definitiva para esta pregunta, pero vamos a aportarte algunos datos que quizá te ayuden a tomar una decisión adecuada y sostenible en el tiempo.

Antes de empezar:

Te recomendamos las siguientes lecturas de nuestro blog: ¿Cuánto cuesta montar un gimnasio en casa? y ¿Para qué tener un gimnasio en tu comunidad de vecinos?

El problema:

Desde Hogar Fitness entendemos que la práctica de actividad física frecuente resulta hoy día complicada. En la sociedad que vivimos, compartimos obligaciones y responsabilidades que dificultan enormemente la consolidación de un hábito fundamental, el ejercicio.

Es por ello que entendemos que nuestros esfuerzos deberían ir fundamentalmente destinados a enfocar nuestro entrenamiento desde un lugar al que podamos acceder rápida y cómodamente. No es un secreto que las personas que eligen gimnasio, lo hacen principalmente por la cercanía a su hogar o lugar de trabajo.

Lo más importante:

Sin duda, unido a lo anterior, creemos primordial que la actividad física a desarrollar provoque en nosotros emociones positivas, como la autorrealización, la diversión, la competitividad y otras. Busca por tanto una actividad que te haga feliz y que no te cueste esfuerzo repetir y sostener en el tiempo. Olvídate de qué método de entrenamiento es mejor: “el mejor ejercicio es el que ese hace”.

A tener en cuenta:

Teniendo claro esto, vamos a elaborar una lista de pros y contras a la hora de elegir entrenar en casa o en el gimnasio:

En el gimnasio:

Ventajas:

  • Sociabilización.

  • Supervisión.

  • Variedad.

  • Sentimiento de pertenencia.

  • Etc.

Inconvenientes:

  • Masificación.

  • Coste económico, política de precios.

  • Limpieza.

  • Desplazamientos.

  • Etc.

En casa:

Ventajas:

  • Ahorro de tiempo, inmediatez.

  • Alta oferta y disponibilidad de apps de entrenamiento.

  • Conciliación familiar.

  • Coste económico.

  • Etc.

Desventajas:

  • Espacio.

  • Material, inversión.

  • Supervisión.

  • Desconocimiento.

  • Etc.

Esperamos haber arrojado un poco de luz a tu toma de decisiones. Sin duda, los servicios que fomentamos desde Hogar Fitness van encaminados a que entrenar en tu vivienda sea una alternativa válida e interesante, asesorándote en la compra de material y ofreciéndote nuestros servicios de entrenamiento y guías básicas entre otros.

¡Seguimos en movimiento!

¿Te estás planteando montar un gimnasio en casa? ¿Te asusta el coste económico? ¿Crees que no tienes el espacio suficiente? En este post intentaremos dar respuesta a ésta y otras preguntas para que de verdad te animes a montar un gimnasio en tu casa.

Una vez avanzamos en el proceso de toma de decisiones y elegimos la opción de entrenar en casa, se presenta un escollo fundamental y muy importante: el coste económico. Y es que entrenar en casa puede salir muy barato o tremendamente costoso.

¿Te suena?

A la hora de decidirnos por el equipamiento que tendrá nuestro nuevo gimnasio en casa solemos acudir a una gran superficie o tienda multi-marca para ver qué nos ofrece la amplia variedad de fabricantes del mercado.

¿Te ves identificado cuando imaginas a una persona eligiendo una bicicleta estática con la mejor calidad/precio o simplemente por el precio?

Desde Hogar Fitness consideramos que esta habitual realidad es un error; o al menos se pueden valorar otras cosas en las que quizá no hayas reparado.

Nuestras recomendaciones:

A la hora de elegir una máquina (una cinta de correr o una elíptica, por ejemplo), te recomendamos que valores los siguientes aspectos, ya que harán de tu experiencia algo mucho más fiable y duradero:

  • Diseño biomecánico: ¿qué significa esto? Se refiere a cómo el fabricante ha diseñado el movimiento de la máquina o su usabilidad, que determinará cómo te mueves. Aunque no lo creas, existen multitud de máquinas que están mal diseñadas y provocan movimientos incorrectos y potencialmente lesivos.

  • Sistema de regulaciones: es muy importante que la máquina tenga multitud de ajustes para individualizar al máximo el movimiento, respetando por supuesto el punto anterior.

  • Accesibilidad: en este caso, cómo accedemos a la máquina es otro detalle que suele pasar desapercibido; debemos tener en cuenta la omisión de riesgo de caída, tropiezo o similar.

  • Seguridad: es fundamental que existan mecanismos de seguridad que facilitarán el escape en caso de emergencia o imprevisto.

  • Garantía y certificado de calidad: debemos atender a las cláusulas que ofrece el fabricante en materia de servicio post – venta y sustitución de piezas y mano de obra en caso de avería. Éste es uno de los aspectos que mayor problema suele acarrear y donde el descontento del consumidor se hace más patente.

  • Área que ocupa: también llamada huella. Mide el espacio disponible y ten en cuenta la anchura y profundidad. ¡Y también la altura! Aquí te recomendamos que valores tu altura sumada a la altura de la máquina en el caso, por ejemplo, de una elíptica.

  • Gastos de transporte e instalación: así como impuestos. Muchas veces, la política del fabricante es omitir estos detalles, lo que provoca sorpresas desagradables. Nunca optes por montar tú mismo la maquinaria por muy fácil que parezca. Es nuestro consejo.

Otros puntos menos importantes a priori serían la posibilidad de personalizar la maquinaria, la retirada de material obsoleto ( en el caso de que tengas máquinas antiguas o en desuso), incluso la formación que algunas marcas dispensan para saber usar correctamente el equipamiento.

Esperamos haberte convencido de que la decisión de montar un gimnasio en casa conlleva una serie de aspectos a valorar más allá del coste económico.

Si unido a esto, necesitas ayuda de uno de nuestros asesores, no dudes en contactarnos.

¡A entrenar!

Si eres de esas personas que tienen un gimnasio en su comunidad de propietarios pero nadie lo usa, está desatendido y los vecinos no se preocupan por él, lee este post e intentaremos darte algunos motivos y consejos para iniciar el cambio y convertir esa instalación en un lugar adecuado para entrenar cómodamente y cerca de tu casa.

Cuando explicamos a las personas nuestra filosofía y servicios de empresa, «para qué» es una de las objeciones que más escuchamos. Y lo entendemos.

Una realidad:

Y es que los seres humanos estamos diseñados para mantener el equilibrio mental y emocional, rechazando emprender cualquier acción que resulte de esfuerzo y trabajo; por cierto, ¡también estamos diseñados para movernos! Por mucho que algunos todavía renieguen.

Para pensar:

En una sociedad donde la prevalencia de la obesidad y enfermedades asociadas es tan alta (y en aumento) y donde cada vez estamos más concienciados y hay más información sobre los potenciales riesgos del sedentarismo, algo está fallando.

Las cifras sobre consumo de servicios de actividad física y ejercicio también aumentan, pero… ¿estamos teniendo éxito con este modelo? Rotundamente no.

Los datos son reveladores:

  • La tasa de abandono de la práctica de ejercicio en un gimnasio sigue siendo alta y prematura (entre los 3 y 6 primeros meses).

  • Los clientes de gimnasios siguen frustrados por el fracaso en la consecución de objetivos y la ausencia de expectativas realistas.

  • El tiempo y el precio son los motivos fundamentales para elegir un gimnasio, así como la cercanía al hogar.

  • El 34% de las personas que entrenan, lo hacen en su hogar.

Unido a los datos anteriores, observamos que en el sector inmobiliario se sigue apostando de manera firme por construir vivienda con espacios sociales y destinados a la práctica deportiva y el ejercicio.

¿Por qué tener entonces un gimnasio en la comunidad? A estas alturas del post quizá ya hayas entendido que la opción de entrenar en casa es una opción válida, firme y sostenible.

¿Nadie lo utiliza? Eso se acabó. Nuestra empresa promueve productos y servicios para facilitar estas prácticas en las zonas residenciales, asesorando en la compra de máquinas, prestando servicios de entrenamiento y ofreciendo un equipo de servicio técnico y mantenimiento para que las máquinas estén siempre reparadas y listas para su uso.

¿Te animas? Esperamos haberte convencido.