Parece que en los últimos años han proliferado las promociones de vivienda y obra nueva que incluyen un espacio destinado al uso como gimnasio, pero hoy en día encontramos numerosas viviendas más antiguas que en su día ya apostaron por este tipo de servicio e incluso adaptaron o modificaron otros espacios a este uso.

Tener un gimnasio en la puerta de casa parece que únicamente tiene ventajas; intentaremos numerarlas y describir también algunos inconvenientes o aspectos a tener en cuenta.

Lo primero y a veces no tan sencillo, es disponer de un espacio adecuado y mínimamente acondicionado, sobre todo que pueda albergar con garantías y comodidad a los usuarios en función del número de viviendas y vecinos.

El segundo paso, si el espacio no está acondicionado para tal fin, es consensuar por mayoría de vecinos su uso como gimnasio, acordado en junta de propietarios, algo fundamental para que la decisión sea apoyada y defendida con solidez.

A partir de ese momento, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos de usabilidad y confort:

  • Altura del espacio, fundamental para albergar cierto equipamiento y maquinaria.
  • Ventilación natural o forzada, para la circulación, extracción de aire y humedad.
  • Control de la temperatura, pensando en los meses de más calor y frío.
  • Suelo, que preferiblemente debe ser técnico para evitar desperfectos.
  • Aseos o vestuarios, preferiblemente junto a la sala de entrenamiento.
  • Hidratación, grifo o máquina de agua.
  • Servicio de toallas o papel, para el control del sudor y la limpieza.
  • RCP y DESA, para posibles situaciones de riesgo para la salud.
  • Reglamento interno y horarios.
  • Programas de entrenamiento estándar.
  • Equipo musical, únicamente si existe un mínimo de insonorización.
    Otros.

Por último, se describen en complemento a lo anterior, algunas ventajas e inconvenientes de tener un gimnasio en la comunidad de propietarios:

Ventajas:

  • Revalorización de los inmuebles.
  • Convivencia vecinal.
  • Promoción de la salud y el bienestar.
  • Complemento a otros espacios (piscina, pista de pádel).
  • Comodidad, accesibilidad.
  • Ahorro de tiempo.
  • Menor coste frente a gimnasios públicos y privados.
  • Etc.

Inconvenientes:

  • Desperfectos.
  • Gastos de mantenimiento y reparación derivados.
  • Falta de supervisión.
  • Falta de gestión y control.
  • Disconformidad y falta de acuerdo vecinal.

Para dar solución parcial o total a estos inconvenientes, Hogar Fitness ofrece una cartera de servicios que cubren todas las necesidades.

Se convierte en una garantía que una empresa especializada, asesore en términos de diseño, presupuesto y maximización del espacio.

¡Pide más información y te ayudaremos!