Todos sabemos que la expresión “no tengo tiempo” es la manera rápida de decir que algo no está entre nuestras prioridades.

Es cierto que el ritmo de vida actual hace difícil dedicar el mínimo necesario a muchas actividades que son necesarias, en este caso, realizar ejercicio a diario.

En primer lugar debemos diferenciar de manera resumida y coloquial, entre realizar actividad física, ejercicio, deporte o “entrenar”:

  • Actividad física: toda aquella actividad que implique movimiento humano a través de la contracción – relajación de los músculos; consideramos éstas, prácticas como caminar, pasear al perro, subir escaleras, montar en bicicleta, etc.
  • Ejercicio: sumado a lo anterior, incluye aspectos como programación, diseño y conciencia de la actividad que realizamos, que generalmente va enfocado a la mejora de la condición física.
  • Deporte: serían actividades regladas y sujetas a unas normas, como el fútbol, baloncesto, tenis, etc.
  • Entrenar: aquella actividad física usada por el ser humano para la mejora de sus cualidades físicas, ya sean la resistencia, la fuerza o la flexibilidad y asociadas.

Teniendo claro lo anterior, podemos dedicar a entrenar el tiempo del que dispongamos, sea mucho o poco, buscando la máxima eficiencia en el mínimo gasto de tiempo. Algunas indicaciones para tal fin, serían las siguientes:

  • Calienta siempre: un buen calentamiento previene lesiones y te prepara para la acción; a mayor exigencia de entrenamiento, mayor énfasis en el calentamiento. Incluye al menos una entrada en calor a intensidad aeróbica y movilidad articular como complemento.
  • Elige una estructura en circuito: optimiza tu tiempo entrenando en circuito frente a series simples con descanso.
  • Entrena resistencia y fuerza en la misma sesión: el entrenamiento concurrente o mixto nos aporta numerosos beneficios en los primeros niveles. La flexibilidad vendrá asociada si tus rangos articulares son amplios y seguros.
  • Alta intensidad vs. baja intensidad: apuesta por esfuerzos cortos con descansos frente a actividades de moderada o baja intensidad. Recuerda siempre que es necesario una consulta médica previa para evitar situaciones desagradables.
  • Utiliza música o acompañantes para hacer de tu sesión algo social, ameno y divertido, aspecto clave para que sea sostenible y duradero.

Si tienes claros estos matices pero quieres conocer más, desde Hogar Fitness te recomendamos asesorarte directamente con un entrenador o preparador físico con formación universitaria y colegiado.

¡Pregúntanos y te ayudaremos!